lunes, 23 de agosto de 2010

Proyecto II: Amigo invisible

Segunda entrega del proyecto Adictos a la Escritura. Esta vez ha sido un "amigo invisible" para Lunalula (blog: Un Extraño) quien también participa en el proyecto. No sé si he acertado, ya me lo dirás, pero realmente espero que te guste tu regalo ^-^. Saludos.

3 de Enero de 2070.

A quien lo lea:

Sin saber por qué, mi hermana María se vio envuelta en una variedad de sucesos que la maltrataron por su dureza y sorprendieron por su rapidez. Pero fue sólo cuestión de un minuto que su vida cambiara. En aquel callejón do
nde la vi por última vez se encontraba aquel personaje que me la arrebataría. La noche del 17 de Diciembre de 2010 sucedió aquello que cambió para siempre mi manera de ver el mundo. Y por supuesto la de ella, la de mi hermana María. Escribo esta carta porque creo que esto no puede esperar más años. Mis manos llenas de arrugas se ensañan en apuntar cada detalle que consigo recrear en mi mente de aquella fatídica noche en la que la perdí. Os contaré resumidamente lo que vi, de como mi tierna hermana fue llevada a un mundo en tinieblas de donde nunca jamás la he visto salir.

Os diré que aquel día una extraña intuición me invitó a seguirla al salir de clase. Yo la había apreciado muchísimo desde que nació, siempre sentí que debía cuidarla, sin embargo, por mi incapacidad de hablar nunca había podido expresarme; sólo escribirle. Cuando después de sus clases iba a recogerla, siempre resultaba de la misma manera: me sonreía, la recogía e íbamos a casa.

Sin embargo, ese día en especial, fue completamente diferente.

Lo primero que noté es que ella no me estaba esperando y fue al ver que caminaba al casco antiguo de la ciudad y aguardaba en uno de sus callejones sin salida, cuando descubrí que escondía un terrible secreto. En pocos segundos, mientras ella se adentraba en aquel oscuro callejón, todo brilló con una luz extra-terrenal, como de otro mundo. Después de adaptarme a aquella luz, conseguí divisar a tres seres dantescos que se dirigían a ella con desdén en sus miradas, con sus garras extendidas hacia ella, quizá dispuestos a matarla.

Quise hacer algo en ese momento, pero para mi mala suerte mis gafas se empañaron y tuve que quitármelas y limpiarlas. Mi absoluta carencia de sentimientos me impidió maldecir por perderme aquel hecho que como algunos me dirían más tarde, resultaba un producto de mi imaginación y mi carácter introvertido. Antes de ponerme mis gafas sólo escuché ruidos, y al ponérmelas me sorprendí al descubrir el secreto más original y raro que pude haberme imaginado: más que un brazo, lo que la sostuvo de morir a manos de aquellos seres feos y tullidos, fue una garra; las pezuñas del animal más terrible que pude ver en mi vida.

Sin embargo y para mi total sorpresa, en un instante éste se transformó en un joven y pálido hombre vestido de negro, con las comisuras de los labios manchadas de sangre. Para mi más profunda extrañeza, las miradas de aquel hombre y mi hermana se prendieron, ambos uniéndose en un profundo y apasionado beso. En cuanto se separaron, el hombre -cuya altura debía rondar el metro ochenta- realizó unos pintorescos movimientos con las manos y abrió una especie de puerta dimensional hacia un mundo oscuro y en el cual no quise fijarme mucho. Juntos, María y él desaparecieron por aquella puerta que finalmente se cerró.

Estuve allí plantado durante un rato, quedándome con la duda de dónde habría ido mi hermana. Tras todo lo ocurrido, caminé hacia mi casa pretendiendo que nada había ocurrido. Después de aquello no pude guardármelo más y se lo relaté en papel a infinidad de personas, pero nadie me creyó, diciendo que eran fantasías de un joven de dieciocho años con poco coeficiente intelectual y sin la capacidad de hablar.

Hace un par de días creí ver a mi hermana, joven y bella como lo era a sus diecisiete años. Me pareció que pasados sesenta años ella estaría un poco cambiada, pero María seguía como siempre, salvo la palidez de su piel y el color rojizo en sus ojos y labios.

Podría estar triste, pero en mi lecho de muerte, realmente me alegro de haber visto por última vez a mi querida hermana...


19 comentarios:

  1. Es una historia muy bonita, además engancha hasta el final. Pero me quedé con las ganas de saber dónde había estado María realmente.

    ResponderEliminar
  2. Hey para ser el primero que voy leyendo, me ha gustado!!!!
    Felicitaciones y ojalá sea del agrado de la persona!!!
    Y si, donde rayos se habia metido María=S???? Jaja

    ResponderEliminar
  3. Es lindo querida;D Realmente me gustó muchisimo. Que pena pobre hermano que se queda sin su adorada Maria. Que presencias se la arrebataron, y que duro que nadie le haya creído...
    Realmente te quedó genial;D

    Te invito a que te pases a leer el que le hice a Erzengel, y si decides quedarte por mi "humilde casa", será todo un placer.
    Te sigo y te he afiliado;D kisses querida, y espero que podamos seguir leyendonos;D

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito, y muy bonita la narración, por cierto!! Dios mio, que raras las cosas que le pasan a María!!! jajaja...un besito grande

    pda: compartimos fondo de blog jajaja

    ResponderEliminar
  5. Me gusto mucho el regalo. Tiene todo lo que me gusta de los relatos: lo fantastico y lo romántico se mesclan a la perfección.
    Escogiste a la perfección el estilo y me parecio sumamente interesante la historia.
    Como Laura me gustaria saber en que dimensión estaba María y algo más acerca de su chico... pero bueno.
    Me encanto!
    Gracias

    ResponderEliminar
  6. La narración ha estado genial. Felicidades

    INFECTADA-X

    ResponderEliminar
  7. Que lindo, es muy bonito, me gustan ese tipo de textos, con misterio... :D
    Nos leemos besos^^

    te sigo me seguis?

    ResponderEliminar
  8. Ah! amo el género fantástico y esta historia me ha gustado mucho...
    Me atrapaste, llevándome a leerla con ansiedad y entusiasmo.

    Muy lindo ^^

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Que bonito, pero me uno a las demás, que le pasó a María!!

    Me a gustado mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hay que bonito...es algo wow! Y yo tambien insisto en saber lo que fue de María

    ResponderEliminar
  11. A mi también me ha gustado mucho, creo que por petición popular la tendrás que continuar...
    XD ¿qué le pasó a María?

    ResponderEliminar
  12. Entonces lo continuaré de aquí a unos días, cuando tenga un ratito, jeje.

    ResponderEliminar
  13. ¡Wiii! ¡Continuación! =D
    Me ha encantado, precioso ^^

    Bisous!

    ResponderEliminar
  14. Ummm, me gusta mucho como lo has narrado, muy muy chulo. Creo que podría ser el prólogo para una buena historia, tras ese portal por el que se fue María. Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Qué bien escribes. Me alegro de que a Lunalula le haya gustado ;)

    ResponderEliminar
  16. Esther:

    Me encantó este relato epistolar que contiene las últimas palabras del protagonista que siempre se sintió culpable por la desaparición de su hermana.

    Mi corazón se llenó de lágrimas en la parte final cuando dice que en su lecho de muerte está feliz porque presintió haber visto a su hermana.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  17. Que la narración sea en primera persona hace el relato más interesante. Me ha gustado bastante. saludos

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, sólo perderás unos minutos :)